Las islas del dragón (Islands of the dragon), documental realizado en el Parque Nacional de  Komodo.

Duración aproximada 50 minutos en formato DV CAM  panorámico 16:9

    

Alquile o compre Las islas del dragón en Vimeo HD
Ver vídeo Las islas del dragón en YouTube

Síguenos en Facebook

 

 

 

                   Las increíbles imágenes captadas hacen de él, un documento excepcional y estremecedor. Es la primera vez que se muestra a estos animales desde un punto de vista distinto, con cámaras a ras de suelo, comiendo ejemplares salvajes despiadadamente, ya que todos los documentales que se han realizado hasta el momento son de una época en que los alimentaban artificialmente en un foso, y era muy facil verlos comer, en la actualidad está totalmente prohibido, para poder grabar éste documental, hubo que solicitar varios permisos especiales al Gobierno de Indonesia, y tras muchas gestiones los conseguimos.   

                    También es la primera vez que se graba  el ataque real  (no fingido),  a una persona, miembro de nuestro equipo.

                   Este documento  es un fiel reflejo  de la realidad que se vive en el  Parque Nacional de Komodo, las personas, los animales y fondos submarinos, en un viaje por las Islas que configuran el Parque.

                   Algogar Producciones elige para todos sus trabajos, el formato panorámico 16:9.  El tipo de cámaras empleado en alguna de las tomas es Mini DV, formato este que nos permite utilizar varias cámaras pequeñas para el máximo acercamiento a los animales y desde distintos ángulos simultáneamente,  pudiendo ser destruidas por éstos, como así fue en una toma.

 

 

 

 

 

 

 

 

Varanus komodoensis- legado de la humanidad.

Por: José Bergadá

Fotografías José Bergadá  

 

 

             Indonesia rebosa fauna salvaje. La excepcional diversidad biológica que se encuentra en este país formado por más de 17.500 islas a lo largo de más de 5.000 Km. propicia que se den casos como el que nos ocupa en este artículo. Una de estas islas es Komodo, hábitat del mayor saurio viviente, el dragón de Komodo.

 

 

 

.

             Es curioso comprobar como Indonesia  además de ser  refugio natural de numerosísimos endemismos, lo es también de varias especies de reptiles gigantes, que al parecer ocupan el nicho ecológico de los  grandes depredadores, en especial mamíferos, que son prácticamente inexistentes. De entre los reptiles que  destacan por su tamaño, además del dragón de Komodo, se encuentran el Varano de agua “Varanus salvator”, de hasta 280 cm de longitud y la Pitón reticulada “Python reticulatus” capaz de superar los nueve metros, siendo todos ellos de dimensiones considerablemente superiores a las de los ejemplares de sus mismas familias y géneros.

 

 

             La ruta que nos conduciría hasta komodo, comenzó en las Palmas de Gran Canaria, seguido de Madrid- Paris- Singapur y finalmente Bali, tramos todos realizados en Avión de línea regular. Desde Bali, nos dirigimos con un pequeño avión Bi-motor hasta Bima la capital de Sumbawa, isla  de gran tamaño extremadamente pobre y con recursos mínimos, que perdió muchísimos ingresos al descender considerablemente el número de turistas que visitaban komodo. Desde esta Isla contratamos un barco de pescadores en el pequeño puerto pesquero de Sape que nos condujo después de nueve horas de navegación hasta la isla de Komodo utilizándolo a la vez de hotel flotante mientras se sucedieron  las jornadas de la expedición.

 

 

 

 

 

 

 

             Cuando aparecieron las primeras luces del amanecer, aproximadamente a las seis de la mañana, ya estábamos despiertos, preparamos nuestros equipos fotográficos y nos dispusimos a desembarcar.

 

               La sensación que le invade a uno cuando está a punto de pisar la isla de Komodo, es indescriptible, tantos documentales, tantos reportajes, tantas fotografías...y por fin se extendía ante nuestras miradas; El mar aparecía de un deslumbrante color azul completamente calmado, como si no quisiese estropear este momento tan esperado, el sol ofreciendo sus primeros rayos del día, la brisa marina incitándonos a saltar a tierra, y bajo las copas arqueadas de los cocoteros un impresionante ejemplar de dragón de más de tres metros de longitud , aguardando  señorialmente como si de una bienvenida se tratase.

 

               La isla  de komodo, se encuentra enclavada en el parque nacional de komodo, la cual incluye reservas tanto terrestres como marinas. Este parque comprende tres islas de mayor tamaño, Komodo ( 339 km2), Padar ( 29 Km. 2) y Rinca (198 Km. 2), y algunas de menor tamaño de entre las que destacan las de Papagarang, Gili Motang, Gili Dasami Gili Lawa laut y Gili lawa Darat.

 

               La isla de komodo, experimento un gran incremento de turistas desde el año 1980, año en que Komodo se convirtió en reserva natural protegida, actualmente, después de varios estudios realizados por científicos y biólogos, se suprimió el espectáculo que se realizaba en la isla donde se ofrecía a un grupo de unos 25 dragones una cabra y los turistas tomaban sus fotografías de la masacre, eso si a buen recaudo sobre un balcón.

 

            Actualmente este lamentable espectáculo se ha suprimido por completo, pero a tenido consecuencias nefastas para la isla y su autofinanciación            .      

                Durante las dos semanas que estuvimos, tan solo 10 turistas visitaron el parque nacional, y eso se notaba en el decaimiento de los rangers.

 

ISLA DE KOMODO

 

               Avanzábamos en fila continua siguiendo a nuestro guía, junto con el interprete de Bahasa (dialecto Indonesio), nuestro querido  I Suprayana guayan (Roberto), Theodorus, un porteador para el agua  y material que nos era imprescindible, y mi compañero de expedición Alfonso Gómez. De pronto de entre la espesura del soto bosque apareció como de la nada nuestro segundo ejemplar, nos miró con un aire de realeza, como si no nos hubiese visto y siguió su senda hasta una llanura donde la hierba aplastada desvelaba que era sitio de descanso habitual.

 

               Después de  colocarnos a la distancia marcada por nuestro guía Ranger , nos dispusimos a realizar el trabajo fotográfico, cuando unos gritos nos sobresaltaron, “... correr, correr!!!!...están saliendo!!!!” corrimos hasta donde venían las voces, y lo que vimos superó todas nuestras expectativas, un nido de dragones, con una docena de neonatos emergiendo de entre la tierra., probablemente el ejemplar adulto que nos interrumpió el paso era la hembra que vigilaba su nido de posibles saqueadores naturales, nos sentimos como auténticos privilegiados al poder observar tal espectáculo, y en efecto nuestro ranger nos lo confirmó, son sus crías, es una hembra censada y no esperábamos este nacimiento hasta el mes siguiente.

            

                Según nos comentó, hacía mas de doce años que no observaba nada igual.

 

     

 

 

              La expedición que organizamos duró aproximadamente dos semanas, si bien el estudio no pretendía ser científico, nos propusimos encontrar todos los datos posibles para dar a conocer algunos parámetros que nos permitiesen un mejor conocimiento de esta especie.

 

             El dragón de komodo es sin duda el reptil que con más facilidad se puede identificar por el público en general, su aspecto robusto, sus poderosas garras y su lengua bífida, junto con la reputación de devorador de hombres lo convierten sin duda en el saurio más conocido y temido  del mundo.

          

              Aunque no se le considera en inminente peligro de extinción, lo reducido de su hábitat lo ha hecho merecedor del calificativo “ en riesgo” y al parque nacional, reserva protegida de la humanidad otorgada por la UNESCO. A  pesar de estos calificativos,  desde el año 1912, el Sultán de  Bima, ya prohibió la captura, muerte o recolección de sus puestas de huevos.

 

DESCRIPCIÓN

 

             El   Varanus komodoensis, es el mayor representante del género Varanidae (mayor respecto a su volumen, pero no el más largo , Varanus salvadorii, en Irian Jaya, supera los 4.75m, el 75 % de esta medida corresponde a su cola).Se le conoce con los nombres comunes de Dragón de Komodo y de Ora en el dialecto mangarrai (Indonesia).A pesar de su tamaño era desconocido para la ciencia hasta el año 1912, gracias al accidente de un piloto Holandés que describió a los dragones cuando fue rescatado.

 

             La longitud máxima recogida en cautividad en este reptil fue de 3.13 metros en el zoológico de St. Luis ( EEUU)el cual curiosamente se llamaba Minnie, y que más tarde se comprobó que era un ejemplar macho.

 

              Auque existen creencias de que esta medida pudiese ser superada, no se han podido comprobar.

        

             Los pesos varían considerablemente entre ejemplares machos y hembras, siendo los máximos registrados 250 Kg. en los primeros y unos 180 en las segundas.

 

             Las coloraciones aunque no se han descrito de forma científica, parece indicar que mientras  los dragones de la isla e Komodo son más oscuros y tranquilos los de la isla de Rinca son de tonos más claros y agresivos (José Bergadá observación personal) y los de Flores los de librea más amarillenta, principalmente en su zonal cráneo-gular (según observaciones en el campo y en los ejemplares mantenidos en Reptilandia Park en la Isla de Gran Canaria, Rotterdam ZOO y Singapore ZOO).

 

     

   

 

 

              Generalmente los varanos de komodo no demuestran mucha actividad durante las horas de máximo calor en el día, convirtiéndose en auténticos cazadores en las horas crepusculares e incluso a primeras horas de la noche. Se han registrado carreras de corta distancia para atacar a algunas presas que han superado los 20 Km. /hora, aunque siempre en pequeñas distancias, utilizando de modo más efectivo el ataque por sorpresa normalmente junto a abrevaderos de animales.

 

               Sobre las capacidades natatorias ya no existen dudas de las excelentes cualidades de estos reptiles llegando a desplazarse entre islas con extraordinaria facilidad.

 

                 No se han registrado observaciones de Varanus komodoensis por encima de los 500 metros de altitud, por lo que se sabe que necesita temperaturas bastante altas para desenvolverse, sus hábitat varían entre sabana y bosque espeso monzónico.

 

                                                   

 

 

 

 

 

 

POBLACIÓN ACTUAL

 

               Los Dragones de komodo son generalmente animales solitarios y se pude considerar que es el depredador con menor distribución geográfica en todo el mundo. Diversos estudios y preguntas realizadas personalmente a Rangers de los parques nacionales se convierten en continuas contradicciones frente al autentico número de ejemplares que habitan la reserva, así por ejemplo Auffenberg, en su libro confirma la población en 5.700 ejemplares, mientras que a través de organismos oficiales de Indonesia se podría interpretar de entre 1000 a 6.000 ejemplares  los moradores de estas islas, distribuidos aproximadamente entre 1600- 2100 en Komodo, 1.100 a 1400 en Rinca de 70 a 100 en Padar , Wai wuul y Gili Motang y algunos  en islotes cercanos a  Flores en ambos casos no se tienen en cuenta los varanos en edad juvenil, debido al elevado índice de mortandad de los mismos.

 

                 Cabe destacar que algunos nativos han visto huellas de estos reptiles en la vecina Isla de Sumbawa. (Comunicación personal, José Bergadá 2001). Aunque este extremo no se ha podido comprobar.

 

                     

 

 

VOLVER

 

ATAQUES A HUMANOS

 

                 A pesar de los reiterados intentos por nuestra parte de conseguir algún testimonio contrastado sobre alguna de las muertes ocurridas en el área de Komodo, no conseguimos más que encontrar algunos nativos con mordeduras en sus extremidades tanto inferiores como superiores y siempre curiosamente mientras dormitaban junto a sus barcas de pesca o bajo sus casas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

               Aún así existen una serie de ataques que se han constatado como reales y que muchos de ellos han tenido como resultado la muerte de algunas personas.

 

                Cabe destacar que la mayoría de los ataques se transmiten oralmente y como es de normal en la raza humana se tiende a exagerar, por lo  que solo expondremos los confirmados.

 

1931 – Una adolescente muere después de ser mordida por un dragón, estaba acompañada de tres personas que cortaban leña junto a la victima. (Claire Ellis 1998)

 

1947- Un agente de Policía es mordido en el bíceps derecho, aparentemente el dragón de unos dos metros de longitud, ya había comido y dejo a su victima. Los habitantes del pueblo oyeron que el policía murió una semana después debido a una severa infección. (Auffenberg 1989) ;( Claire Ellis 1998).

 

1956- Cazadores de Sumbawa que dejaron a un miembro de su grupo enfermo en la Isla de Komodo, al regresar el siguiente día lo encontraron muerto y con partes de su cuerpo amputadas por un dragón  .( Claire Ellis 1998).

 

1957- Un habitante de Nisar, en la costa sureste de Flores fue  atacado y devorado. . (Claire Ellis 1998).

 

1974- El conocido Barón Suizo Rudolph von Reding fue devorado, solo se encontraron sus gafas. (Claire Ellis 1998).

 

1985- Una mujer de Rinca es mordida en una pierna, aunque sobrevive al ataque. . (Claire Ellis 1998)

 

1987?- Un niño de seis años de edad es atacado en las escaleras de su casa resultando muerto. Aun se pueden ver las fotografías del ataque en el álbum de la oficina del parque nacional. 

 

1989- Un granjero de Flores es atacado, pero sobrevive.

 

1996-Un profesor está haciendo footing alrededor de la escuela cuando un dragón emerge entre los matorrales y le muerde en una pierna, afortunadamente los gritos de pánico alarman a los vecinos y consiguen ahuyentar al dragón. . (Claire Ellis 1998)

 

2001- Un grupo de tour operadores en prácticas, después de una cena  a base de pescado en el exterior de su campamento y cuando uno de sus miembros descansa sobre una manta es atacado por un dragón de unos tres metros, afortunadamente sobrevive. (Comunicación personal, José Bergadá 2001).

 

2001- Un habitante de Komodo es mordido y arrastrado por un dragón de Komodo mientras duerme junto a la orilla del mar. Sus gritos advierten a los vecinos y consiguen ahuyentar al animal. . (Comunicación personal, José Bergadá 2001).

 

Ataques sin fecha exacta

 

19??- En el sureste de Flores un hombre ve como un dragón de Komodo está matando a sus pollos, cuando intenta asustarlo es mordido en una pierna. Sobrevive. (Claire Ellis 1998).

 

19??-Otro habitante de Nggor es atacado mientras cortaba hierba, después de una larga agonía de más de dos años muere. (Claire Ellis 1998)

 

                Existe otro ataque a mediados de los ochenta en el que cuenta que un turista francés fue devorado por dragones de komodo, pero las versiones son muy contradictorias y no se ha llegado a confirmar nunca.

 

Dragones en cautiverio

 

                Hace ya varios años que los zoológicos conservacionistas vienen desarrollando un ambicioso plan de reproducción del dragón de komodo.

La  labor es lenta y con innumerables dificultades para obtener éxitos, algunos zoológicos, como el de Washington, el de Cincinatti, el de Honolulu, el Miami Metro Zoo o el Gembyra loka zoo y el de Yakarta de Indonesia que consiguió 73 pequeños dragón los años 1994 y 1995, lo han conseguido, y ceden ejemplares a otras instituciones para que lo intenten en proyectos controlados en convenios EEP.

 

                Este articulo ha querido contribuir a dar un mayor conocimiento de la especie, entendiendo que una mayor divulgación de  los verdaderos problemas a los que se enfrenta el Dragón de komodo ayudarán a una mejor conservación de esta especie, basada actualmente en los ingresos producidos por los turistas, los donativos de los zoológicos implicados en la reproducción y una pequeña aportación del gobierno de Indonesia.

 

                El último día de la expedición, abordamos de nuevo el komodo shalom. Al caer la tarde emprendimos rumbo a Sumbawa, mientras en el horizonte las nubes se tornaban rosadas, detrás nuestro  al otro lado de la isla el sol se ocultaba, el color iba desapareciendo y daba paso a una nueva noche. Cuando aparecieron las estrellas, me sentí afortunado, había estado en Komodo.  

 

 

 

 

 

 

 

Agradecimientos

 

  http://www.baliguiaviajetours.com/

 

                El autor desea  expresar su agradecimiento a las siguientes personas por su generosa e inestimable ayuda en la elaboración de este artículo.

Alfonso Gómez y Suprayana guayan (Roberto), por ser excelentes compañeros de viaje. Al capitán del Komodo Shalom  y su tripulación por los servicios prestados durante la travesía a Theodorus por llevarnos el agua en las travesías a Octa por el babi guling (cochinillo asado al estilo balinés) que nos cocinó.

 

              Al ranger por su amabilidad y ayuda en el parque nacional de Komodo, a Jim Pether, por facilitarme el trabajar con sus tres ejemplares cada vez que lo necesito. A  Mercé Viader y Alberto Lladó por darme la posibilidad de publicarlo  y por supuesto a mi mujer y a mi pequeño hijo Eric por aguantarme y tener paciencia mientras duró este trabajo.

 

Bibliografía consultada

 

Auffenberg, W. 1981- The behavioral Ecology of the Komodo Monitor Edited by. A University of Florida Book, University Presses of Florida, Gainesville.406 páginas.

Ellis , C. 1998 -The Land of the Komodo Dragon.Published by TimesEditions Pte. Ltd.119 páginas

King, L. and Zahn, A.S. 1998 -Komodo Monitors: Will the “ Dragon” Give Back to Humanity?. Fauna – Vol 1 number 3 . 52,53,54,55,56  

VOLVER

INICIO - CONTACTE CON NOSOTROS  -  QUIENES SOMOS  -  TRABAJOS  -  PROYECTOS - COLABORACIONES - RECURSOS TÉCNICOS  -   ENLACES DE INTERÉS